lunes, 8 de febrero de 2010

LOCO ENAMORADO


Él la miraba con sus ojos especiales. Si, ojos especiales . Ojos que NO usaba para mirar a cualquiera. Ojos que sólo brillaban cuando se deleitaban contorneando su dulce figura. Algunos podrían calificar su comportamiento como rutinario, pero su vida lo que menos tenía era rutina. En su MENTE se desplegaban montones de caminos que lo llevaban siempre a un lugar distinto.

Él la miraba a través de las amarillentas cortinas de la habitación. Siempre tan quieto en la misma posición que uno podría jurar que era una estatua. Y tan silencioso que, muchas veces, podrías pensar que él no se encontraba allí, que jamás había estado tieso en ese lugar, que jamás había existido.


Sentía que una fuerza invisible oprimía fuertemente su corazón. Imposible de describirlo con palabras solía inquietarse, aunque nadie nunca habría de notarlo. Quieto pero sintiendo las ganas de moVErsedesenfrenadamente de un lugar a otro. Ansiedad, pasióN. Lo que él sentía definitivamente eraAMOR.


Estaba tan perdido en su mente que su cuerpo no sabía cómo reaccionar. No podía contener aquel sentimiento que inundaba su corazón. Cada vez que la veía pasar o cuando alcanzaba a oler su perfume a jazmín sentía como sus órganos colisionaban dentro. Más tarde podría sentir su sangre derramarse al darse cuenta que de ningún modo podría conquistarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada